7 motivos por los que se puede perder la custodia de los hijos - AIDE Abogados

7 motivos por los que se puede perder la custodia de los hijos

Atrás

perder la custodia de los hijos

En sentencia de divorcio, es habitual que la custodia de los hijos de la pareja se dé a uno de los progenitores mientras que el otro cuenta con un régimen especial de visitas y el pago de la pensión de alimentos según quede establecido por ley. Pero también, algo que cada vez es más común en la actualidad, los progenitores, o la propia jurisprudencia, pueden solicitar una custodia compartida en la que los hijos deben pasar prácticamente el mismo tiempo con ambos padres.

Sin embargo, en ocasiones excepcionales, la custodia relegada a uno o a ambos progenitores puede ser retirada porque la situación de los padres es, o se prevé que pueda ser, perjudicial para los hijos.

Para ello, tienen que darse una serie de motivos graves que afecten al desarrollo psicosocial de los niños o jóvenes. En AIDE Abogados de familia en Burgos te los detallamos.

 

1- Abusar o mantener conductas violentas con los hijos

El abuso infantil, tanto físico como psíquico, es una de las principales causas para la pérdida de la custodia. El daño emocional que producen estas conductas violentas sobre los niños es motivo más que suficiente para que el progenitor no tenga derecho a vivir con sus hijos. Además de que, en casos más extremos, el padre incluso puede perder la patria potestad.

En el caso de que ambos progenitores sean los que maltraten al joven, la custodia puede ser relegada a un hogar adoptivo.

 

2- Abandonar o descuidar la atención necesaria de los hijos

Hasta que los hijos no superen la mayoría de edad, es responsabilidad de sus padres o tutores cuidarles diariamente. Por tanto, si el progenitor que tiene la custodia descuida repetidamente los cuidados principales de sus hijos: la higiene, la alimentación, la atención médica o la seguridad, se considera que tiene una conducta negligente y la custodia será apartada.

Igualmente, si no les escolariza en las enseñanzas obligatorias o permite que falten repetidamente a clase, la justicia también tomará medidas para quitarle la custodia.

 

3- Llevar una vida desorganizada que afecte a los niños

Que el padre custodio del niño tenga algún desequilibrio emocional o un comportamiento inadecuado que pueda poner en peligro la protección del menor, también puede ser considerado motivo para perder el derecho a cuidar de un hijo, por lo menos hasta que ese comportamiento cambie.

Por otro lado, si es la nueva pareja del progenitor la que sufre esta conducta inestable, la custodia puede ser trasladada por la jurisprudencia al otro padre

perder la custodia de los hijos

4- Ingresar en prisión

La custodia del hijo puede ser desplazada al otro progenitor si el padre custodio va a ingresar en prisión. Si el período de estancia en el centro penitenciario es largo, es muy probable que se acepte el cambio de padre custodio al otro miembro de la pareja.

 

5- Tener adicciones importantes que perturben su comportamiento

Consumir habitualmente drogas o alcohol de forma que sea una adicción y que afecte al cuidado de los hijos y/o a su equilibrio físico y emocional, también es razón para que los padres dejen de cuidar legalmente a sus hijos. Recordemos que los padres tienen la obligación de cuidar adecuadamente a sus hijos hasta que sean mayores de edad.

En estos casos, los abuelos pueden optar a la custodia si ambos padres se encuentran en esta situación.

 

6- Viajar mucho o cambiar de cuidad alterando en exceso la vida de los hijos

Cuando los hijos son pequeños, es esencial que se cree una estabilidad social en su entorno. Si el padre o la madre custodio se dedican a viajar constantemente con el menor o se mudan de residencia a un lugar en el que cambie radicalmente su vida, el otro progenitor puede pedir la custodia si demuestra que su modo de vida es más estable.  

 

7- Utilizar a los hijos en contra del otro progenitor

Es el conocido como ‘síndrome de alienación parental’ y consiste en que el padre o la madre trata de destruir los vínculos del hijo con el otro progenitor transformando su anterior percepción.

En estos casos, los tribunales también pueden retirarle la custodia al padre por intentar privar al hijo las relaciones con su otro progenitor.

perder la custodia de los hijos

Cómo funciona el proceso de perder la custodia de los hijos

Para retirar la custodia de los hijos a su padre custodio, deben realizarse diferentes pruebas. Por un lado, intervienen psicólogos, los servicios sociales y más profesionales que analizan la situación de la familia, tanto del progenitor como del niño para evaluar las condiciones en las que viven y dar unos resultados al juez.

Pero también es fundamental contar con testigos que avalen las circunstancias del menor para contar con pruebas fehacientes.

Una vez presentadas todos los resultados, será la jurisprudencia la que decida la situación del menor.

Cabe destacar que la pérdida de la custodia no tiene por qué ser para siempre, si no que puede volver al progenitor en determinados casos si se demuestra que puede ejercer de nuevo el cuidado de sus hijos.

Compartir: