Herencias y sucesiones archivos - Página 2 de 2 - Aide Abogados y Consultores, Despacho en Burgos
Herencias y sucesiones

5 razones por las que hacer testamento

hacer testamento

En algún momento de nuestra vida tenemos que plantearnos hacer testamento. En muchas ocasiones, las personas son reacias a realizar este trámite porque no disponen de muchos bienes para repartir o porque por cuestiones psicológicas no les convence.

Pero lo cierto es que, si no hacemos testamento, pueden existir problemas entre los herederos legítimos y aquellos que no lo son por el reparto de la herencia. Incluso, el proceso de repartir el patrimonio del difunto, se volverá más largo y con más trámites legislativos y administrativos que si queda la voluntad del difunto bien plasmada en un documento oficial.

En este sentido, hacer testamento supone varias ventajas que conviene analizar antes de tomar una decisión con respecto al reparto de los bienes entre los familiares. Desde AIDE Abogados de herencias en Burgos, te contamos cuáles son.

 

1- El cónyuge puede disfrutar de la herencia

En caso de que no exista testamento, el cónyuge del difunto no podrá disponer de la herencia si el fallecido tiene descendientes y ascendientes directos. Es decir, la pareja matrimonial se encuentra en tercer lugar para poder recibir el patrimonio.

Si la pareja no tiene vínculos legales con el difunto, ni siquiera tiene derecho a percibir la herencia constitucionalmente. Por eso, para que no ocurra ninguna de estas situaciones, es necesario plasmar las últimas voluntades en testamento, dejando claro que la pareja tiene que recibir tales bienes y en qué cantidades.

Así, en el caso del cónyuge, este podrá disfrutar de la casa y de todos los bienes del fallecido hasta que este muera, momento en el que todo el patrimonio pasará a los descendientes más directos.

 

2- El reparto se hace como estime el difunto

hacer testamentoA través de la redacción del testamento, el testador puede administrar sus bienes y propiedades como estime. Como hemos visto en el caso anterior, puede dejar su patrimonio a su cónyuge o puede dedicar cantidades diferentes a sus hijos dependiendo de la situación económica y social de cada uno, cosa que sin testamento se resolvería en los juzgados.

Además, con el testamento existe la posibilidad de desheredar a alguno de los herederos legítimos siempre que se aleguen situaciones de abandono familiar y/o maltrato físico o psíquico.

Igualmente, el testador cuenta con el “tercio de libre disposición”, que consiste en la capacidad de entregar un tercio de su patrimonio a la persona o entidad que desee sin que tenga que ser heredera.

 

3- Se simplifica el proceso de la herencia

Al hacer testamento, el proceso de repartir la herencia se simplifica notablemente porque todo se ha de distribuir según la última voluntad del difunto. El testador puede haber nombrado un albacea testamentario, una persona que custodie los bienes y los reparta en el momento oportuno, sin que los herederos se preocupen por este trámite.

Por otro lado, cuando no existe testamento los herederos tienen que realizar una serie de formalidades ante el notario que son más costosas y más duraderas en el tiempo. Esto puede suponer un proceso duro y de cierto malestar en los beneficiarios, porque no es un buen momento para hacer gestiones tras el fallecimiento de un ser querido. Por eso, hacer testamento es una ventaja para que los herederos no tengan que pasar por este mal trago. Igualmente, si los herederos deciden rechazar la herencia por contar esta con más deudas que bienes, basta con hacerlo ante notario si existe testamento.

 

4- Hacer testamento es sencillo

Para redactar un testamento, simplemente basta con acudir a un notario con el DNI y manifestarle sus deseos. Tras ello, el fedatario procederá a su redacción, aunque puede que necesite algún documento oficial para constatar la posesión de las propiedades. Pero no tiene mayor complicación.

hacer testamento

5- Si no tienes herederos, evitas que tu patrimonio forme parte del Estado

En ocasiones, puede ocurrir que el fallecido no cuente con ningún heredero: ni hijos, ni cónyuge ni familiares ascendientes, ni sobrinos, … En este caso, el Estado se haría cargo de todos los bienes del difunto si no existe un testamento en el que queden expresadas las últimas voluntades de la persona recientemente fallecida.

Con la redacción del testamento, el testador puede dejar toda su herencia a quien o quienes desee, evitando así que pase a formar parte del Estado.

En definitiva, hacer testamento supone cumplir la última voluntad del difunto y simplificar el proceso de la herencia para los herederos, algo que agradecerán en los difíciles momentos posteriores al fallecimiento del familiar. En AIDE abogados de herencia estamos a su disposición en Burgos, para asesorarle en cualquier cuestión relacionada con las sucesiones.

Herencias y sucesiones

La figura del albacea testamentario

albacea

El albacea es la persona o las personas designadas por el testador, para asegurar la vigilancia y el cumplimiento de lo dispuesto en el testamento. En cuestiones sucesorias a veces existen conflictos entre los herederos  y los legatarios, por lo que esta figura es esencial para mediar estas situaciones y velar por una repartición amistosa del patrimonio del difunto. Desde AIDE Abogados de herencias en Burgos, te explicamos todo lo relacionado con esta figura.

Así, las características del albacea, definidas en el Código Civil, son las siguientes:

  • Se trata de un cargo voluntario. El nombrado albacea tiene la capacidad de aceptar este cargo, pero para ello deberá hacerlo expresa o tácitamente.
  • Existe la posibilidad de renuncia. El cargo también se puede rechazar si se desea. Si pasados seis días después de la muerte del testador el albacea no lo rechaza, se sobreentiende que ha aceptado realizar esta función.
  • Tiene un carácter personal e intransferible. Una vez aceptado, el albacea no puede designar su cargo a terceros, a no ser que tuviera expresa autorización del testador.
  • El cargo de albacea es gratuito. Por ley, el albacea no recibe ninguna compensación económica por su cargo. Pero es cierto que, si el testador lo conviene y queda expreso, puede recibir la remuneración que el redactor del testamento tenga oportuno.

 

Las funciones del albacea testamentario

El albacea puede ser:

  • AIDE-abogados-albacea-testamentarioUniversal: si tiene atribuidas todas las facultades del cargo y puede efectuar las todas las disposiciones del testador.
  • Particular: solo puede ejecutar determinadas facultades señaladas por el testador, o las señaladas en la ley.

El albacea puede ser cualquier persona que el testador quiera, siempre que sea mayor de edad y tenga las capacidades adecuadas para desempeñar el cargo. De esta manera, las funciones que le corresponde desempeñar a un albacea por ley son las siguientes:

  1. El pago del funeral según la voluntad del difunto, es decir si quedó expresado en el testamento si será entierro o incineración. En el caso de no haberlo mencionado, se hará según la costumbre del pueblo.
  2. La administración de los bienes de la herencia que consten en metálico, siempre que el legatario muestre su beneplácito.
  3. La vigilancia de que se cumpla lo restante que esté expresado en el testamento y, además, sostener su validez en juicio, siempre que sea justo.
  4. Tomar todas las precauciones para conservar y custodiar los bienes del testador con intervención de los herederos, hasta el momento de su reparto entre ellos.

En el caso de no haber dinero suficiente en el testamento para pagar el funeral y los herederos no aportasen de lo suyo, el albacea, con la intervención de los herederos, tendrá la capacidad de poner en venta los bienes muebles e inmuebles para poder abonarlo.

 

Las obligaciones y duración del cargo de albacea

Además de ejecutar las funciones encomendadas en el testamento o, en su defecto, en la ley, la figura del albacea tiene que cumplir con una serie de obligaciones:

  • Realizar los procedimientos oportunos para que se efectúe el inventario de los bienes. Hasta que no se realice, la custodia de los mismos recaerá en su persona, como lo establece la ley.
  • Cumplir textualmente con los cargos marcados en el testamento o en la ley.
  • Notificar a los herederos y a los acreedores, si los hay, de la apertura del proceso de sucesión.
  • Pagar las deudas a los acreedores, en el caso de que las haya.
  • Por último, deberá rendir cuentas a los herederos de todos los gastos que ha ocasionado el proceso sucesorio.

albacea

La figura del albacea testamentario, tiene una duración expresa por ley de un año, desde el día en el que aceptó el cargo o desde que se haya aprobado la validez del testamento. Esto es factible, en el caso de que el testador no hubiera fijado un plazo de prórroga mayor o menor en el documento. Si el albacea no ha cumplido sus funciones en el plazo establecido, el juez podrá disponer de otra prórroga, valorando las características de cada caso.

Además de por transcurso del plazo, el cargo del albacea puede finalizar por otros motivos como la muerte de esta persona, la imposibilidad del mismo por enfermedad, incapacitación, accidente,…, la remoción por parte de los familiares, o la renuncia expresa ante el juez después de haber aceptado el cargo. En este caso, el albacea deberá indemnizar por daños y prejuicios a los herederos y afectados.

Herencias y sucesiones

Las 10 claves para rechazar una herencia

Puedes elegir entre leer la entrada o escucharla a través de este podcast:

rechazar una herencia

Cuando se produce el fallecimiento de una persona, sus herederos tienen la posibilidad de aceptar o renunciar a sus bienes y obligaciones. Por sorprendente que parezca, los desistimientos de las herencias son más habituales de lo que parece.

Pero, ¿por qué se renuncia a una herencia? Los motivos más habituales son:

  • Porque la herencia incluye más deudas que bienes. Al transmitir el patrimonio del difunto, se incluyen tanto los activos (bienes) como los pasivos (deudas). En estos casos, si el heredero no tiene capacidad para hacerse cargo de las obligaciones económicas o no lo desea, puede renunciar a ella sin problemas.
  • El alto coste del impuesto de sucesiones. Al aceptar una herencia, el beneficiario tiene que pagar por ley el impuesto de sucesiones establecido en la Comunidad Autónoma del fallecido. Dependiendo de la comunidad, el precio varía considerablemente y puede llegar a ser muy caro, por lo que muchas personas no pueden pagarlo y rechazan la herencia a su pesar.
  • Los herederos prefieren delegar la herencia a sus descendientes. En caso de personas muy mayores, es común que estas lo deleguen a sus descendientes porque lo necesitan más o lo pueden disfrutar durante más tiempo.
  • El heredero tiene deudas. En el caso de que el heredero tenga deudas, los acreedores pueden reclamar el patrimonio recibido para cobrarlas. De esta manera, el sucesor rechazaría la herencia para que pasara a otros familiares.

 

 

Requisitos para renunciar a una herencia

Cualquier persona que esté en las condiciones adecuadas para disfrutar de los bienes con total libertad, tiene el derecho de rechazar una herencia. Desde AIDE Abogados de herencias en Burgos, te ofreceremos todo el asesoramiento que necesites, pero para renunciar a una herencia, primero tienes que tener en cuenta y cumplir estos 10 requisitos:

1- El rechazo es unilateral

La renuncia a una herencia es una decisión individual de cada persona. Porque un heredero renuncie, no quiere decir que lo hagan los demás: cada uno es libre de decidir.

Igualmente, si todos deciden rechazarla, tampoco es necesario que presenten el desistimiento al mismo tiempo ni en el mismo notario.

2- La renuncia debe ser total

No es posible renunciar a una parte de la herencia, por ejemplo, las deudas, y aceptar los bienes económicos o tangibles. Si se acepta o se rechaza se hace en su totalidad.

En el caso de que la persona que reciba la herencia sea legatario, en vez de heredero, sí que se podría aceptar y rechazar una parte.

rechazar una herencia3- Se debe renunciar por escrito

Para rechazar una herencia, es necesario hacerlo a través de una escritura pública ante un notario o ante el juez, en el caso de existir un procedimiento judicial por la herencia. Este procedimiento suele costar unos 50 o 60 euros.

No serán válidas aquellas renuncias que estén hechas en privado o por actos no reglamentados.

4- El desistimiento es definitivo

Una vez que se haya rechazado la herencia de manera oficial, no es posible echarse para atrás y aceptarla porque se trata de un procedimiento irrevocable. Excepto, si se demuestra que la decisión de la renuncia ha sido presionada por otra persona o se tratase de un testamento desconocido.

5- No se puede rechazar hasta después de la defunción

Por ley, no es posible renunciar a una herencia de una persona que esté viva. Si así se acuerda, no resultará válida hasta que no se realice por expreso ante notario tras su defunción.

6- No existe plazo para la renuncia

Por regla general, se puede rechazar la herencia en el tiempo que se estime, una vez que hayan pasado 9 días después del fallecimiento de la persona que cede su patrimonio.

En el caso de que exista un procedimiento judicial abierto por la sucesión de bienes y obligaciones, el juez puede imponer el tiempo que estime oportuno para proceder a rechazar la herencia.

7- Que no existan muestras de haberlo aceptado

Para poder renunciar a una herencia, es necesario que no existan señales implícitas de haberla aceptado anteriormente: haber hecho uso de los bienes, declaraciones, arrendamientos de propiedades,… Si se dan alguno de estos casos será imposible rechazar la herencia.

8- Se puede rechazar si no causa un perjuicio a un tercero

Si el heredero renuncia la herencia para evitar pagar las deudas que debe a sus acreedores, podría causarles un perjuicio. En este sentido, estos tendrían la autoridad de solicitar al juez aceptar la herencia en el nombre del heredero para saldar sus deudas.

Una vez liquidada la deuda, si sobra patrimonio, este se repartirá entre el resto de herederos, pero no se llevará nada quien la haya rechazado.

rechazar una herencia

9- Se reparte entre las persona que la hayan aceptado

Cuando un heredero rechaza la herencia, esta se reparte entre las personas que sí la hayan aceptado. En el caso de ser el primogénito el que la rechaza, la herencia pasaría en línea familiar descendente. Si nadie de la familia la acepta, el patrimonio pasaría a formar parte del Estado.

10- Aceptar la herencia a beneficio de inventario

En el caso de que los herederos no quieran aceptar las deudas del patrimonio del fallecido, existe la posibilidad de aceptar la herencia a beneficio de inventario.

Esto significa que pueden responder a las deudas con los bienes que existen en la herencia, y si después sobra patrimonio, se reparte entre los herederos. De esta manera, estos no tienen que responder a las deudas con su propio patrimonio.